Tu asesor financiero personal

Síguenos

Facebook Twitter Twitter

¿Estás preparado para un entrenamiento financiero?

El juego incorpora toda la emoción, la energía y la estrategia del fútbol para enseñar a niños y adultos la importancia de tomar decisiones financieras inteligentes.
Compruébalo

Maneja tus utilidades

Cuando compras algún artículo o pagas por algún servicio, pocas veces te detienes a preguntarte por qué pagas un determinado precio por él. Sin embargo, las cosas cambian cuando estás del otro lado y eres tú el que tiene que fijar un precio sobre lo que haces.

A continuación te damos algunas recomendaciones para que pongas un precio sobre tu trabajo, ya sea que te desenvuelvas independientemente o que estés pensando en montar tu propio negocio:

  • Costo de los materiales directos. Este rubro consiste en que revises los precios de todos los insumos necesarios para la prestación de tus servicios, puedes llamar a tus proveedores para saber el precio al día de hoy. Asimismo, considera el transporte de los materiales y cuánto cuesta que llegue a tu cliente.
  • Costo de la mano de obra. Aquí tienes que incluir el costo de las horas en que realizas tu producto o servicio, y asignarle un costo determinado. Considera el precio justamente, pero también toma en cuenta qué tanta demanda tiene lo que haces, cuántos lo saben hacer, y quiénes son tu competencia directa.
  • Gastos indirectos. En este concepto pueden entrar los gastos de agua, renta, y luz que hagas en tu oficina. Si trabajas desde casa, también tómalos en cuenta, puedes calcular cuántas horas pasas trabajando y dividirlas entre la factura que te llega de energía eléctrica.

Ahora lo que puedes hacer, es sumar los tres conceptos mencionados. El resultado de esta suma es lo que a ti te cuesta producir tu producto o servicio. Aún falta la ganancia, para obtenerla puedes aumentar un porcentaje a la cifra que ya habías obtenido. Por ejemplo, supongamos que haces helado, y producirlo te cuesta cinco pesos. Para lograr una ganancia, puedes aumentar el treinta por ciento, que en este caso es un peso con cincuenta centavos, así el precio para tus clientes sería de seis pesos con cincuenta centavos pesos por helado.

Recuerda que el precio al público de tu producto o servicio se determina por el mercado, es decir, antes de que salgas a vender, tienes que investigar cuánto pagan por tu servicio en el mercado y de ahí basarte para fijar tu precio. Considera factores como el beneficio que proporcionas al cliente, el valor agregado del producto y la situación económica del país en general. Por ejemplo, si comercializas algún artículo de lujo, podría no venderse tan bien durante una crisis económica y tendrías que reajustar el precio.

Sobre todo, toma en cuenta las necesidades de tus clientes. Trabajar en la diferenciación de tu producto o servicio, te dará la oportunidad de recibir la remuneración que deseas por tu trabajo.

Estos consejos te ayudarán a fijar un precio justo a tu producto o servicio, para ti y para tus clientes, así podrás trabajar y disfrutar los resultados de lo que haces.

Enviar a un amigo

Tu nombre:
Tu e-maill:
E-mail de tu amigo:
Mensaje:
Introduzca el código:


La información proporcionada a través de esta función de correo electrónico no será almacenada por Visa para ningún otro propósito. Por favor lea la política de privacidad de Visa para más detalles.