Tu asesor financiero personal

Síguenos

Facebook Twitter Twitter

Conviértete en un guardián de las finanzas

Se parte del poderoso plan de Rocket y los Guardianes de la Galaxia y conviértete en un superhéroe ahorrador.
Lee más

Presupuestando gastos en salud

Cuidar de nuestra condición física y el buen funcionamiento de nuestro cuerpo requiere de tiempo, disciplina y constancia, pero también de dinero. En la actualidad, incluso aquellas personas que cuentan con un seguro médico por parte de la empresa en que laboran o proporcionado por el Estado, recurren, ya sea por emergencia o por preferencia, a servicios médicos privados y especialidades médicas, que pueden resultar costosos e incluso inaccesibles.

Por ello, es necesario considerar varias estrategias para poder enfrentar el costo de estos servicios. Algunas buenas ideas pueden ser un fondo de ahorro para la salud, la contratación de una póliza de seguro de gastos médicos mayores o renunciar a malos hábitos de alimentación y practicando ejercicio, o dejando de fumar o beber, con lo que nuestras finanzas personales sanarán a la par.

Examen médico anual
Practicarse una revisión médica periódica con tu médico de cabecera es importante porque permite saber el estado actual de salud, ayuda a prevenir otras enfermedades, así como a evaluar factores de riesgo implicados en el desarrollo de enfermedades genéticas o adquiridas.

La evaluación médica se realiza a partir de las necesidades de cada individuo, basados en la edad y el sexo, los hábitos y condición física del mismo (uso de tabaco, ejercicios, historia familiar de enfermedades) o las circunstancias laborales a las que se ha sometido, con lo que se puede determinar la realización de ciertos exámenes específicos.

Una revisión general es recomendable tanto para aquellos que presentan algún síntoma como para las personas aparentemente sanas. El costo de una consulta es relativamente accesible, puede ir desde los veinte pesos hasta los cuatrocientos, pero si se detecta alguna anomalía, serán necesarias otras visitas y tratamientos que provocarán un gasto mayor.

Esto, sin embargo, no se compara con la gran ventaja de detectar, diagnosticar y tratar enfermedades degenerativas en fases iniciales y curables, evitando así un impacto moral y financiero mucho mayor, como es el caso de problemas articulares, óseos, tumoraciones benignas de mama, pulmón, próstata, colon, enfermedades cardiovasculares que requieren tratamientos de gran demanda económica cuando ya están en fases muy avanzadas, pero que pueden ser diagnosticadas con estudios de no muy alto costo.

¿Cuándo, cómo y cuánto debo gastar?
En el caso de las mujeres, con el inicio de sus visitas periódicas al ginecólogo que se recomiendan cada seis meses o de forma anual, se puede presupuestar y calendarizar este control de salud. Sin embargo, tanto hombres como mujeres, no visitan a su médico porque no presentan síntomas. Lo hacen hasta la edad de los cuarenta o cincuenta años, que es cuando comienzan a presentar algún dolor o molestia que les asusta.

Responderemos a las preguntas de cuándo y cuánto debemos gastar con base en lo mucho o poco que valores su salud. Es muy evidente que debemos gastar lo que sea necesario, pero es posible realizar un estimado, visitando diferentes clínicas, unidades médicas y laboratorios para comparar precios de la consulta, análisis clínicos y tratamientos a nuestro alcance. Además del costo de la consulta, es posible que se requieran varios exámenes y análisis, tales como estudios de sangre, placas de rayos X, análisis de pruebas o biopsias, así como medicamentos de una gran variedad de precios.

También debes tomar en cuenta que es mejor realizarse estudios preventivos semestrales o anuales que visitar de urgencia un médico, por no haber detectado a tiempo una enfermedad, lo que también sería un fuerte golpe a nuestras finanzas personales.

Póliza de seguro específica o general
Si tú y tu familia no están protegidos contra gastos médicos catastróficos, considera adquirir una póliza de gastos médicos mayores. Es posible contratar un plan médico complementario a alguno de tus seguros, que cubra los gastos médicos menores, tales como consultas al médico y tratamientos no urgentes.

Además, también existen seguros para enfermedades específicas. Un ejemplo es el cáncer, que opera en forma independiente y adicional a cualquier otro seguro que se tengas contratado, incluso al de gastos médicos, con la finalidad de protegernos frente a la eventualidad de contraer dicha enfermedad.

Si al asegurado se le diagnostica clínicamente cáncer por primera vez, la aseguradora le pagará por una sola vez la cantidad contratada y especificada en la carátula de la póliza prácticamente de inmediato, sin esperar a la operación o tratamiento correspondiente, con lo que se podrá cubrir algunos de los gastos más fuertes, como los necesarios para cirugía y hospitalización.

Es necesario mencionar que mantener seguros duplicados puede ser innecesario y costoso, por eso se recomienda primero practicarse un examen médico, para saber cuáles son nuestras posibilidades reales de padecer cáncer y, de no ser muy altas, conservar únicamente nuestro seguro de cobertura básica. No es posible asumir que la duplicidad de cobertura resultará en beneficios dobles.

En algunos casos, con las pólizas de seguro se otorgan tarjetas de descuento en laboratorios de análisis clínicos, farmacias y aparatos ortopédicos o de tratamientos correctivos que pueden beneficiar a los asegurados. Pregunta a un asesor de seguros y compara los costos de las pólizas y los servicios que te ofrecen. Por ejemplo: extender los beneficios a tus familiares.

Considerando estas posibilidades, tendrás muchas más herramientas para procurar que tu estado de salud sea óptimo, y que los gastos destinados a lograr y mantener una buena condición física, mental y emocional sean en realidad una de tus inversiones más exitosas.

Enviar a un amigo

Tu nombre:
Tu e-maill:
E-mail de tu amigo:
Mensaje:
Introduzca el código:


La información proporcionada a través de esta función de correo electrónico no será almacenada por Visa para ningún otro propósito. Por favor lea la política de privacidad de Visa para más detalles.