Tu asesor financiero personal

Síguenos

Facebook Twitter Twitter

¿Estás preparado para un entrenamiento financiero?

El juego incorpora toda la emoción, la energía y la estrategia del fútbol para enseñar a niños y adultos la importancia de tomar decisiones financieras inteligentes.
Compruébalo

Tu calendario de actividades anualizado

Hacer planes para alcanzar nuestros objetivos siempre nos llevará a buen puerto, aunque en el trayecto las circunstancias modifiquen un poco nuestro rumbo. El buen manejo de las finanzas personales requiere también de un plan que nos guíe hacia lo que queremos obtener y nos permita valorar todos los riesgos y ventajas con suficiente previsión y tiempo. Compartir estos planes con nuestros seres queridos, emprenderlos juntos y realizarlos, favorece la unión familiar, además de impulsar a cada uno hacia la realización personal y el éxito financiero.

El primer paso en este camino es tomar el control de nuestras propias fuerzas y recursos productivos y organizarlos, haciendo uso de nuestra inteligencia financiera y económica.

Aquí te presentamos un posible calendario con actividades sugeridas para aplicar todas las estrategias financieras que hemos puesto a tu disposición en este espacio.

ENERO
El mejor regalo que puede haber para iniciar el año con objetivos financieros es una agenda. Aunque las electrónicas poseen muchas funcionalidades, te recomendamos comenzar esta disciplina con una agenda donde puedas escribir tus planes financieros.

En ella lleva un registro, lo más detallado posible, de todos sus ingresos y gastos. Algunas poseen calculadoras e incluso un apartado con sobres de papel donde es posible guardar temporalmente pequeñas cantidades de dinero, recibos de compras, estados de cuenta del banco y otros documentos que favorecen el orden financiero.

Reúne fuerza de voluntad y entusiasmo para organizar en ella tus horarios, compromisos y, sobre todo, lleva un control de gastos diarios, de ingresos y egresos durante este primer mes. Esto te ayudará a conocer más sobre tus hábitos de consumo y modificarás constructivamente aquellas costumbres financieras negativas. Utiliza una agenda, ya sea que te la regalen o que tú la compres. Sácale provecho. Será una buena inversión, pero recuerda que no hay peor gasto que adquirir algo que no vamos a usar.

Con la motivación de los propósitos del nuevo año plantéate uno financiero: llegar a fin de año con un excedente y no con deudas. Esto implicará un gran esfuerzo, pero seguramente estás listo para emprenderlo.

Prepara en tu agenda nueva tres listas de prioridades:

  • Deudas y gastos urgentes
  • Cosas que te gustaría comprar
  • Planes para el año que te gustaría realizar

Estas listas te ayudarán a establecer metas financieras de corto, mediano y largo plazo y será más fácil actualizarlas durante el transcurso del año. Un ejemplo para la primera lista sería: renegociar tus pagos mensuales con el banco para saldar tus deudas con las tarjetas de crédito, procurar pagar puntualmente un poco más del mínimo mensual para evitar recargos y saldar con prontitud tu deuda. Podrías agregar: cancelar las tarjetas que no usas, revisar y liquidar primero las deudas que cobran el interés más alto, así como revisar tu historial crediticio en el buró de crédito.

En la segunda lista puedes establecer los siguientes consumos: comprar una lavadora, un mini componente y pintar la sala. O bien, enfocar tus esfuerzos para abrir una cuenta de ahorro para el retiro, revisar tu Afore, así como contratar algún tipo de seguro para la casa, el auto, tu salud o invertir en tu educación.

Elabora un presupuesto para las ideas que anotaste en tu lista de cosas que te gustaría comprar, ya sea que lo pagues a crédito o de contado y agenda los desembolsos. Programa la adquisición de productos según el calendario. En este mes se dan algunas rebajas de fin de temporada, con lo que es posible que obtengas buenos precios por artículos que se encuentren en tu lista. Procura mantener el control, y no gastar de manera desordenada, pues las compras impulsivas afectarán tus buenos propósitos. Si tienes planes para el resto del año, como salir de vacaciones en verano o enfocarte en tu educación para obtener alguna especialización en tu área, incluso si quieres casarte, es buena idea organizar los presupuestos para estas actividades lo antes posible. Esto hará que tu plan financiero esté encaminado a cumplir esos compromisos y deseos.

FEBRERO
Si deseas escaparte de vacaciones en Semana Santa, es mejor que lo planees a principios de este mes. Desarrollando un presupuesto con los costos del viaje, el hospedaje, las comidas y algunas atracciones turísticas. Existen paquetes que te permitirán evitar las aglomeraciones si reservas con tiempo.

Puede ser que en tu lista de Compras que quiero hacer, hayas establecido tu deseo de comprar una casa o un terreno, lo cual es una excelente inversión. Siendo un plan de largo plazo, debes ser mucho más precavido y ordenado en tus gastos, además de investigar y asesorarte bien para tomar la mejor decisión.

MARZO
Si ya posees un pequeño ahorro, es una buena idea pensar en invertir para que ese ahorro se incremente. Busca instrumentos que garanticen un rendimiento por arriba de la inflación, que paguen rendimientos reales y ofrezcan disponibilidad según tus necesidades.

Te recomendamos que dividas en tres rubros el monto total que hayas destinado para el ahorro:

  • Crear un fondo de ahorro para emergencias o desempleo, que equivalga, por lo menos, a tres meses de tu gasto corriente.
  • Ahorrar para el retiro.
  • Cumplir las metas a corto plazo que te propusiste a principio del año.

También puedes aprovechar las ventajas de tu tarjeta de crédito domiciliando tus pagos, realizando transferencias electrónicas y evaluando fuentes alternativas de financiamiento para las compras que quieres hacer y los planes de tus listas.

ABRIL
Disfruta de la primavera. Aquí te darás cuenta del beneficio de haber hecho tu plan de viaje y ahorrado la cantidad de dinero con tiempo suficiente. Lo anterior, para no vacacionar a la mexicana.

En este mes puedes evaluar tus gastos de los últimos tres meses y verificar cómo estás ahorrando para alcanzar tu propósito de terminar el año con excedentes. Algunas formas de ahorrar, como sabemos, es encontrando un nuevo trabajo, propiciando nuevos ingresos o reduciendo los gastos con algunas estrategias prácticas. Piensa también que en este mes todo lo que sea ropa invernal tendrá precios más accesibles que en la temporada de fin de año. Aprovecha estas ofertas.

Identifica los hábitos de consumo que más te cuestan, como es fumar, comprar vinos caros, pagar de forma retrasada tus deudas y con recargos, tomar baños demasiado largos, rentar películas que no ves y todo lo que se te ocurra. Proponte firmemente eliminarlos.

MAYO
Programa tus vacaciones de verano con tiempo. Ya sea que viajes al interior del país o al extranjero, contempla los precios de las temporadas alta y baja. Es conveniente que visites a una agencia de viajes o utilices el Internet para programar cada detalle.

JUNIO
Es buena idea que a mitad del año hagas un recuento para identificar el logro de tus metas. Evalúa los costos de tus tarjetas de crédito, del pago de la renta o de la hipoteca y contrástalos con el ahorro que has hecho los primeros meses del año.

Analiza si tus hábitos de compra han cambiado, si no estás gastando demasiado en cosas que pueden ser prescindibles en tu arreglo personal o en tu entretenimiento. Este dinero podrías ocuparlo en contratar los seguros necesarios para protegerte de los diversos riesgos a los que estás expuesto.

Programa desde este momento el uso que darás a tu aguinaldo, bonos de productividad o participación de utilidades.

JULIO
Reconoce los logros que has realizado al mantener en orden tus gastos y tus ingresos durante estos meses, y apláudete por haber conseguido esas primeras metas que te propusiste. Es posible que no hayas cumplido todas tus metas, por lo que puedes evaluar posibilidades como el autofinanciamiento y los préstamos personales.

Recuerda ser previsor. En este mes puedes pensar en adelantar la compra de algunos de los artículos básicos del siguiente ciclo escolar, como son cuadernos o mochilas, que son más baratos antes del regreso a clases.

AGOSTO
Disfruta de tus vacaciones, apégate a tu presupuesto, pero comienza a pensar en el fin de año. Haz un alto para atender las cuentas de tus ahorros, tanto para el retiro, como para el fondo de emergencias o el plan vacacional. La meta a largo plazo de llegar al fin de año con un excedente y no con deudas podría no cumplirse si no te has apegado adecuadamente a tu plan inicial. Procura esmerarte y cuidar tu empleo y no olvides que el ahorro y la inversión pueden ser atractivas estrategias para llegar sin deudas al fin de año. Prepárate para el regreso a clases revisando los materiales que falten en la lista de útiles.

SEPTIEMBRE
En este mes se publican anuncios de buenas becas en instituciones educativas, por lo que es posible que consideres inscribirte en algún curso, con la finalidad de obtener financiamiento para tu educación. Es muy favorable considerar la educación como una inversión, pues estarás preparando el terreno para alcanzar otras metas financieras. También puedes evaluar renovar tu estufa o tu refrigerador, pues las tiendas de electrodomésticos renovarán su inventario. Los últimos modelos de las automotrices están por llegar, así que, si quieres cambiar de auto, es tiempo para hacerlo.

OCTUBRE
Es probable que la ropa de verano, ligera y cómoda para ir a la playa tenga precios mucho más accesibles que en primavera. Si deseas comprar algunas prendas, puedes buscar en tiendas especializadas.

NOVIEMBRE
En este mes las tiendas departamentales comienzan a poner en exhibición algunos artículos de temporada en promociones pre-navideñas. Aprovecha la ocasión para evaluar comprar algunos artículos que quieras regalar durante las fiestas de diciembre. Vigila los cambios de precios, las rebajas y ofertas que comenzarán a surgir, y sondea entre tus familiares y amigos algunos de los artículos que sabes que quieren o necesitan. Esto te evitará decepciones.

DICIEMBRE
Elige con tiempo y cuidado los juguetes para la celebración de los Reyes Magos. Revisa tu agenda y observa cuántas metas de tus listas has cumplido y cuántas no se lograrán este año. Estarás orgulloso de no haber tenido que llevar a las casas de empeño tus pertenencias, pues este año fuiste el dueño de tus finanzas personales. Analiza con frecuencia y durante todo el año tu situación financiera, así como tus preferencias y necesidades a futuro. Repite o modifica aquellas actividades que te resultaron de utilidad tantas veces como sea necesario.

Recuerda que el ahorro y la inversión son complementarios para alcanzar nuestras metas. Por otro lado, a pesar de que este primer año no termine con el excedente esperado, tus deudas deben de haberse reducido considerablemente, así como haber logrado un incipiente hábito de ahorro e inversión. De esta manera, el año que entra te será más fácil realizar tus metas.

Enviar a un amigo

Tu nombre:
Tu e-maill:
E-mail de tu amigo:
Mensaje:
Introduzca el código:


La información proporcionada a través de esta función de correo electrónico no será almacenada por Visa para ningún otro propósito. Por favor lea la política de privacidad de Visa para más detalles.