Tu asesor financiero personal

Síguenos

Facebook Twitter Twitter

Calculadoras de Finanzas Prácticas

También pueden ser bajadas gratuitamente en la tienda Apple para usuarios de iPhone, iPad y iPod touch.
Bajar

Si soy aval, ¿en qué debo fijarme?

Seguramente durante nuestra vida financiera haremos uso de créditos y préstamos, a los cuales debemos dar un uso adecuado. Al solicitar estos productos bancarios, tenemos que cumplir una serie de requisitos, entre los cuales podría encontrarse contar con un aval.

Cuando nos ofrecemos a ser aval de alguna persona, ya sea familiar o amigo, es importante conocer las responsabilidades en las cuales incurriremos, en caso de que la persona a la que estemos ayudando, falte en el pago de su crédito.

¿En qué consiste?
Ser aval es tener un compromiso de garantizar el cumplimiento de obligaciones a favor de un tercero. En este caso, es un acuerdo entre dos personas para que una garantice un crédito o préstamo contratado por otra ante una institución financiera.

En sí, el aval es una persona que da garantía de la deuda, ya que es quien tendrá que pagar en caso de que el deudor no cubra con los pagos acordados. Se recomienda documentar claramente todos los términos y condiciones que se tendrán bajo esta garantía.

En el caso de que una persona ya no quisiera fungir como aval, se deberá documentar la terminación de la obligación estipulando que la persona ya no responderá por el deudor y se plasme la fecha en la que el documento surtirá efectos y cancelar el aval en el título de crédito respectivo.

Es importante que si estás considerando ser aval, tomes en cuenta lo siguiente:

  • Analiza tus finanzas: si alguien te solicita que actúes como aval, deberás revisar tus compromisos financieros, ya que de ser necesario tus bienes o finanzas podrían ser solicitados por el acreedor de la persona a la que avalas. Además, deberás tener cierta solvencia para enfrentar el pago de la deuda en caso de algún imprevisto.
  • Mantente informado: si te has convertido en aval, te sugerimos que guardes una estrecha comunicación con la persona que solicitó el crédito. Pregúntale cómo están sus finanzas de vez en cuando y asegúrate de que los pagos se hagan en tiempo y forma. Así, ambos estarán dándole seguimiento a la deuda.

Como puedes observar, es recomendable que solamente hagas este tipo de arreglos legales con personas de plena confianza. Recuerda que eres el responsable de tus finanzas, así que cuando alguien te solicite como aval, examina tu situación financiera y la de la persona antes de firmar.

Enviar a un amigo

Tu nombre:
Tu e-maill:
E-mail de tu amigo:
Mensaje:
Introduzca el código:


La información proporcionada a través de esta función de correo electrónico no será almacenada por Visa para ningún otro propósito. Por favor lea la política de privacidad de Visa para más detalles.