Tu asesor financiero personal

Síguenos

Facebook Twitter Twitter

Servicios bancarios en línea

Administrar tus finanzas es más fácil que nunca gracias a los servicios de la banca en línea.
Lee más

El roomie o cómo sobrevivir compartiendo casa

Hoy en día se está viendo como una opción compartir departamento. El roomie, será la manea ideal para reducir los gastos generados por una casa, como la renta, la despensa o el mantenimiento.

Y tú, ¿identificas al tipo de roomie que vive contigo?

El cumplido: si tienes un rommie así, no lo dejes ir. Estamos hablando del puntual con sus pagos, que compra lo necesario para la despensa, que presta atención en las necesidades del inmueble, en fin, es el mejor compañero de casa que puedes tener.

El creativo: a quién no le gusta tener una casa con decoraciones especiales, yo creo que a todos. Si tienes como roomie a alguien con dotes de diseñador de interiores utilízalo a tu favor y decoren sus espacios juntos, podrían salir muy buenas ideas de ello.

El respetuoso: conozcas o no a la persona que vive contigo, es necesario que exista una relación de respeto entre ambos. Según la dinámica que hayan establecido, será la manera en la que vivan. Por ejemplo, si desde el principio decidieron que cada quien tendría su despensa, cúmplanlo.

El despistado: si caíste en la cuenta de que tu roomie no se percata que cada cosa tiene su lugar o si se le olvidan las fechas de pago de servicios o de la renta, platica con él. No dejes pasar mucho tiempo, pues se le podría hacer una costumbre y meterte en problemas con tu casero, por ejemplo.

El comunicativo: sería aquel que conoce con puntos y comas las actividades que haces día a día. En el caso de que eso te moleste, háblenlo, pues más que tu compañero de casa, podría parecer un espía y eso quizás a la larga afecte su relación y ya no sea tan buena idea estar viviendo juntos.

El popular: en este caso nos referimos a nuestro compañero de casa que gusta de organizar fiestas o reuniones por cualquier motivo. No necesariamente tiene que estar mal, pero pongan reglas en cuanto a horarios y limpieza se refiere. Piensa no solamente en tu tranquilidad, sino en la de los vecinos.

Antes de abrirle las puertas de tu hogar a alguien, asegúrate que sea una persona de fiar. Te sugerimos que realices una entrevista previa y pidas referencias, así podrás indagar quién estaría viviendo contigo. Ah, y no olvides elaborar un contrato de arrendamiento.

No tomes una decisión apresurada, es importante la afinidad, pero también el sentido de responsabilidad y de solvencia para que no te salga más caro de lo esperado.

Enviar a un amigo

Tu nombre:
Tu e-maill:
E-mail de tu amigo:
Mensaje:
Introduzca el código:


La información proporcionada a través de esta función de correo electrónico no será almacenada por Visa para ningún otro propósito. Por favor lea la política de privacidad de Visa para más detalles.