Tu asesor financiero personal

Síguenos

Facebook Twitter Twitter

Servicios bancarios en línea

Administrar tus finanzas es más fácil que nunca gracias a los servicios de la banca en línea.
Lee más

Jóvenes financieros

Cuando tu hijo llega a la universidad, su necesidad más inmediata es comprender sus finanzas personales diarias: las cuentas de cheques, el precio de los libros, ganar dinero, el manejo de una tarjeta de débito, el uso de un presupuesto. Nadie puede evitar las finanzas diarias. Tu hijo debe aprender al respecto ahora y evitar cometer errores (que, como sabemos, se pagan caros). Sugerimos hacerlo ahora.

Una forma de iniciar este aprendizaje en tu hijo es acompañarlo para que abra una cuenta bancaria, desde la cual pague sus gastos y en la que deposite sus ingresos. De otro modo, tendría que llevar todo su dinero en efectivo o meterlo bajo el colchón. Oriéntalo para que aprenda a leer sus estados de cuenta bancarios, para que se mantenga al tanto de su saldo y movimientos. ¿Qué tipo de cuenta necesita? Eso depende de su edad y necesidades financieras.

Cuentas de ahorros
Una cuenta de ahorros no es la única cuenta que necesita, pero es una parte esencial de su planificación financiera de corto y largo plazo. Una cuenta de ahorros es una manera fácil de empezar a acumular algunas reservas financieras. Sus ahorros no devengarán mucho interés, pero el dinero está fácilmente disponible en caso de una crisis financiera (y es más segura que el colchón).

Cuentas de cheques
Una cuenta de cheques será su principal herramienta financiera. Aquí es donde podrá depositar cualquier dinero que reciba. Podrá escribir cheques, retirar dinero de un cajero automático y usar una tarjeta de débito, haciendo que estas transacciones sean deducidas del saldo de su cuenta. Ayúdalo a que mantenga un registro de todas sus transacciones para saber exactamente cuánto dinero tiene en su cuenta. El banco le cobrará una multa si se rechaza un cheque por falta de fondos. Recibirá un estado de cuenta mensual que enumera todas sus transacciones así como su saldo final. Enséñalo a cotejar, que es asegurarse de que su estado de cuenta mensual sea igual a su propia lista de transacciones. Es posible que encuentre errores que hizo al anotar sus gastos, o incluso distinguir un error del banco.

Cajero automático
Hay un cajero automático en casi todos los lugares ubicados en las urbes o en sitios semiurbanos. Éstos ofrecen acceso a dinero en efectivo de una cuenta bancaria en cualquier momento. Pero este fácil acceso a efectivo puede ser un arma de dos filos si no se lleva una buena administración. Aconseja a tu hijo que anote todos sus retiros, porque de lo contrario, podría encontrarse sin dinero antes de poder decir cajero automático.
Si el cajero automático pertenece al mismo banco del cual tu hijo es usuario, el retiro generalmente, será gratuito. Pero si pertenece a otro banco, le cobrarán por utilizarlo. Si tu hijo encuentra que le están cobrando frecuentemente, recomiéndale anticipar sus gastos y retirar suficiente dinero en efectivo para cubrir todos tus gastos de una vez. O mejor aún, que planifique un viaje semanal al cajero automático de su propio banco para retirar el dinero que necesitará para la semana.

Tarjetas de débito
Una tarjeta de débito ofrece la conveniencia de usar este medio de pago a la vez que permite gastar solamente lo que se tiene en la propia cuenta. Es una manera excelente de evitar acumular deuda en una tarjeta de crédito. Pero, al igual que las transacciones en el cajero automático, se debe anotar estas transacciones y asegurarse de tener el dinero disponible en una cuenta antes de hacer una compra.
Comenta con tu hijo que:

  • Una tarjeta de débito no es una tarjeta de crédito. Si se gasta más de lo que se tiene en esa cuenta, es lo mismo que escribir un cheque sin tener los fondos para cubrirlo.
  • Debido a que solamente se gasta lo que se tiene y no está usando crédito, una tarjeta de débito no ayuda a establecer una historia crediticia.

Servicios bancarios en línea
Hoy en día, Internet se puede usar para todo, incluyendo los servicios bancarios. Si tu hijo tiene acceso conveniente a Internet, los bancos en línea pueden ser una manera fácil de manejar sus finanzas. Él, por este medio, puede verificar sus transacciones y saldos en línea así como pagar sus facturas (en pijama). La desventaja de los bancos en línea es la falta de servicio personal al cliente. Si hay un banco tradicional en tu área que también ofrece servicios bancarios en línea, tu hijo tendrá lo mejor de ambos mundos. Solamente recuerda a tu hijo tener en cuenta las tarifas adicionales que un banco tal vez le cobre para permitir que complete las transacciones en línea.

Enviar a un amigo

Tu nombre:
Tu e-maill:
E-mail de tu amigo:
Mensaje:
Introduzca el código:


La información proporcionada a través de esta función de correo electrónico no será almacenada por Visa para ningún otro propósito. Por favor lea la política de privacidad de Visa para más detalles.