Tu asesor financiero personal

Síguenos

Facebook Twitter Twitter

Servicios bancarios en línea

Administrar tus finanzas es más fácil que nunca gracias a los servicios de la banca en línea.
Lee más

Decide tu estrategia

En la jubilación lo ideal es empezar por el final. ¿A qué nos referimos? A que debes pensar en la jubilación incluso antes de buscar el primer empleo. Conocer este proceso te ayudará en la toma de decisiones a lo largo de tu vida laboral y te permitirá hacer una planeación más certera del futuro.

¿Qué es la jubilación?
Es el momento en que finalizas tu vida laboral, ya sea por edad, salud o por voluntad propia. Es importante destacar a que la jubilación se refiere al término definitivo de actividad laboral en un empleo formal. Es decir, puedes jubilarte de tu empleo, pero continuar con otras actividades productivas, como un negocio propio o tu participación como socio en otras empresas. En un sentido más amplio y el que nos interesa en este artículo, la jubilación es una prestación de carácter económico que se da a los trabajadores en parcialidades, para cubrir la ausencia de ingresos cuando dejan de trabajar. A esta prestación también se le conoce como pensión.

¿Qué requisitos debes cumplir para pensionarte?
De acuerdo con el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), existen dos regímenes bajo los cuales te puedes pensionar:

  1. Régimen de 1973, el cual aplica para trabajadores que cotizaron en el IMSS hasta el 1 de julio de 1997. Necesitas haber cotizado con el IMSS por lo menos quinientas semanas y tener entre sesenta y sesenta y cinco años de edad. Bajo esta norma, quien paga la pensión es dicha institución y tu pensión tendrá los incrementos correspondientes al salario mínimo que aplica para el Distrito Federal.
  2. Régimen de 1997, el cual es para trabajadores que hayan cotizado en la institución a partir del 1 de julio de 1997. Requiere haber cotizado mil doscientas cincuenta semanas y tener entre sesenta y sesenta y cinco años. Aquí, la jubilación puede ser por tres esquemas:
    • Renta vitalicia. Es una pensión que puedes contratar en convenio con una aseguradora, la cual garantiza que tu pensión se mantenga fija durante los años posteriores a la jubilación.

    • Retiro programado. Se refiere al retiro por medio de una Afore, en la cual dispones únicamente del capital que acumulaste durante tu vida laboral.

    • Pensión mínima garantizada. En caso de no contar con capital suficiente para contratar las opciones antes mencionadas, este esquema es el indicado para ti. Es el equivalente a un salario mínimo mensual. Si tienes fondos, se tomarán para otorgarte una cuota mensual y cuando tu dinero se termine, el pago de dicha cantidad quedará a cargo del IMSS.
  3. ¿Cuándo podrás disponer de tus recursos?
    Recuerda que el objetivo de la pensión es cubrir una parte del salario que recibías como empleado. Por lo tanto, lo ideal es que dispongas de tu dinero hasta la edad de jubilación, para tener solvencia en la última etapa de tu vida. Sin embargo, de acuerdo a la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro (Consar), hay Afores que te permiten hacer retiros parciales. Acércate a ella para conocer los términos y condiciones de tu contrato.

    ¿Puedes pensionarte sólo por la edad?
    Si llegas a la edad para el retiro, pero no cumples con el resto de los requisitos establecidos, se te extenderá una negativa de pensión. Esto significa que el IMSS te otorgará el monto de tu Afore en una sola exhibición y tendrás que ser tú quien administre el ahorro de tu vida.

    Empleado y emprendedor
    Supongamos que has sido empleado algunos años y decides dejar tu trabajo para iniciar un negocio propio. Si aún no cumples la edad de jubilación, el acumulado en tu Afore puede permanecer guardado hasta la edad de tu retiro y, posteriormente, hacer la solicitud para que te entreguen todo en una sola exhibición. Recuerda que si no realizaste más aportaciones, sólo te entregarán lo que llevabas acumulado hasta el momento en que dejaste de laborar.

    No soy asalariado, ¿qué puedo hacer?
    Debido al incremento de personas que trabajan por su cuenta, el gobierno y las instituciones financieras han generado alternativas para personas que cuentan con un ingreso mensual, pero que no tienen acceso a la pensión. De acuerdo a la Consar, existen dos maneras en las que puedes acumular recursos para el retiro. La primera es contratar un plan personal de retiro, en el cual tendrás que hacer una aportación mensual a tu cuenta y se te otorgará cuando te retires. La segunda opción es la del ahorro voluntario, el cual puedes contratar con la institución bancaria de tu preferencia. En esta modalidad, tú eliges el plazo de tiempo en el que vas a ahorrar y el dinero se te entrega al término de ese período. Ambas ofrecen atractivas tasas de rendimiento y disponibilidad del capital en ciertos períodos.

    Calculando el futuro
    Si quieres tener un estimado de cuánto recibirás al jubilarte, en el portal de Consar (www.consar.gob.mx) encontrarás una calculadora de ahorro. Así puedes conocer, de acuerdo al porcentaje que se acumule en tu Afore, cuánto vas a recibir al final de tu vida laboral.

    Recuerda que la planeación es un elemento fundamental para lograr unas finanzas sanas. Si consideras la jubilación desde que empieces a trabajar, podrás evaluar qué esquema te conviene más. Además, si ahorras durante más tiempo, mayor será la cantidad que reúnas al momento del retiro. Así, al término de tu vida laboral podrás disfrutar y comenzar otros proyectos.

Enviar a un amigo

Tu nombre:
Tu e-maill:
E-mail de tu amigo:
Mensaje:
Introduzca el código:


La información proporcionada a través de esta función de correo electrónico no será almacenada por Visa para ningún otro propósito. Por favor lea la política de privacidad de Visa para más detalles.