Tu asesor financiero personal

Síguenos

Facebook Twitter Twitter

Calculadoras de Finanzas Prácticas

También pueden ser bajadas gratuitamente en la tienda Apple para usuarios de iPhone, iPad y iPod touch.
Bajar

Nuestros activos y pasivos

El balance familiar tiene como objetivo determinar la salud de nuestras finanzas y organizar la documentación que acredita la propiedad de los bienes que hemos acumulado. Es el reflejo de lo que hemos logrado a través del tiempo y su conocimiento nos dará la base para planear nuestra vida financiera a corto, mediano y largo plazo.

Un balance personal o familiar tiene dos componentes principales, el activo y el pasivo. A continuación se definen:

Activos
Son aquellos bienes que tienen un precio de venta o recuperación. Se pueden comercializar y significan el valor que tienen nuestros bienes o inversiones. Se pueden clasificar en:

  • Inmuebles. Departamentos, casas, locales comerciales, terrenos.
  • Menaje de casa habitación. Muebles, electrodomésticos, electrónica.
  • Obras de arte u objetos de valor. Pinturas, joyas, esculturas, reliquias.
  • Automóviles. Nuevos o usados.
  • Deudores. Cuentas por cobrar, préstamos a familiares o amigos.
  • Inversiones. Dinero invertido en cuentas bancarias, de ahorro, bolsa o sociedades de inversión.

Debemos aclarar que no es conveniente considerar los intereses por inversiones o la renta de inmuebles, ya que esos ingresos forman parte del presupuesto mensual que sirve para el gasto corriente.

Pasivos
Son las deudas y compromisos que tenemos por la adquisición de bienes o préstamos para gasto corriente. Se pueden dividir de la siguiente forma:

  • Tarjetas de crédito. Al hacer uso de una tarjeta de crédito para manejar los gastos diarios o corrientes, o para la adquisición de bienes o servicios, se asume un pasivo que debe liquidarse en tiempo y forma.
  • Acreedores. En este rubro se incluyen las compras a plazo fijo, préstamos adquiridos ante un banco o financiamiento por parte de familiares o amigos.
  • Hipoteca. Representa el monto que tenemos por liquidar de un bien inmueble. Éste puede ser uno de los principales pasivos.
  • Otros. Cualquier otra deuda que hayamos contraído en plazos mayores a seis meses.

Esta definición de activos y pasivos es sólo enunciativa y no limitativa, ya que cada familia tendrá una situación particular; sin embargo, todos los montos financieros se pueden clasificar en uno u otro concepto.

A continuación te presentamos un ejemplo de una balance financiero familiar, en donde se presentan activos y pasivos.

ACTIVOS
RUBRO VALOR
Inmuebles $ 3,000,000.00
Menaje de casa habitación $ 350,000.00
Obras de arte u objetos de valor $ 120,000.00
Automóviles $ 450,000.00
Deudores $ 250,000.00
Inversiones $ 1,250,000.00
Activos totales $ 5,420,000.00


PASIVOS
RUBRO VALOR
Tarjetas de crédito $ 50,000.00
Acreedores $ 120,000.00
Hipoteca $ 1,500,000.00
Otros $ 80,000.00
Pasivos totales $ 1,750,000.00
Resultado $ 3,670,000.00 (Positivo)

De este resultado podemos inferir algunas conclusiones:

  1. El total de pasivos significa el treinta dos punto veintinueve por ciento del total de activos. Lo recomendable es que sea del treinta al cincuenta por ciento como máximo de endeudamiento o pasivos sobre nuestros activos. Como podemos observar, en el caso de este ejemplo, se puede considerar que la familia tiene finanzas sanas.
  2. La hipoteca es el pasivo más grande, lo cual es lógico, ante lo que significa el pasivo contra el bien de mayor valor. Sería un factor de riesgo que el pasivo de mayor volumen fuera el rubro de acreedores, lo que significaría que la familia está gastando más de lo que gana.
  3. Los pasivos por la hipoteca significan el veinte por ciento de las inversiones, lo que representa que dichos pasivos pueden ser fácilmente liquidables en caso de requerirlo.
  4. Como conclusión podemos decir que esta familia ficticia, ha ahorrado adquiriendo pasivos o deudas controlables. Es decir, su liquidez es muy alta en caso de que requiera cubrir sus pasivos de manera inmediata y manteniendo un fondo considerable para contingencias.

El balance familiar es un instrumento valioso para llevar un buen control de nuestros bienes materiales y analizar las finanzas de la familia. Al agregar el inventario detallado de los contenidos de la casa, muebles, joyas, obras de arte, etcétera. Nos servirá también para demostrar la existencia de nuestros bienes en caso de siniestro, incendio, inundación, terremoto u otro.

Es recomendable elaborar este balance e inventario por lo menos una vez al año. Cuando se elabore también podremos verificar la existencia de facturas, escrituras y documentación que nos acredite como propietarios de los bienes que hemos adquirido, formando un archivo financiero completo.

En cuestiones económicas siempre es importante contar con la asesoría de un profesional. Si al momento de realizar su balance notas que no están bien las cosas, es decir, que tus pasivos significan más del cincuenta por ciento de tus activos, es recomendable que consultes a un asesor financiero para que puedas elaborar un plan y corregir el rumbo de sus finanzas familiares.