Tu asesor financiero personal

Síguenos

Facebook Twitter Twitter

Conviértete en un guardián de las finanzas

Se parte del poderoso plan de Rocket y los Guardianes de la Galaxia y conviértete en un superhéroe ahorrador.
Lee más

Reduce gastos en electricidad

Muchas personas nos sorprendemos y quejamos cuando tenemos que pagar grandes cantidades de dinero por la electricidad que usamos en nuestras casas, y pensamos que nuestro consumo es menor al que marca el recibo. Lo que no tomamos en cuenta, muchas veces, es el tipo de aparatos que tenemos en nuestros hogares y la manera en que los usamos.

Por ejemplo, de acuerdo a un sondeo realizado por la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco), en abril de 2009, sólo el veintisiete por ciento de los encuestados supo identificar si los aparatos eléctricos que tienen en su hogar cuentan con el sistema stand-by (modo de suspensión). En el mismo sondeo, se identificó que la televisión es el aparato más común en los hogares (noventa y nueve por ciento) al tiempo que es el que permanece conectado la mayor cantidad de tiempo (setenta y siete por ciento).

A continuación te presentamos algunas estrategias simples que puedes implementar para disminuir el dinero que gastas por el suministro de luz eléctrica en tu hogar o negocio.

Desde hace algunos años está disponible en el mercado un tipo de luminarias que generan la misma cantidad de luz que las bombillas tradicionales (también conocidas como lámparas incandescentes), pero que gastan menor energía y tienen mayor duración. Nos detenemos al comprarlas porque, ciertamente, son más caras que las normales; sin embargo, a mediano y largo plazo resultan muy económicas, puesto que disminuyen de manera muy significativa el consumo de corriente eléctrica, además de que duran más tiempo prendidas antes de fundirse. A la hora de comprarlas es importante fijarse en la equivalencia que tienen en vatios para seleccionar la cantidad de luz que esperamos obtener. También debemos ser cuidadosos al instalarlas y evitar tocar la bombilla o tubos con las manos, ya que nuestros dedos tienen grasas naturales que, al entrar en contacto con el foco, aumentan su calor y hacen que se queme más rápido. Los expertos hablan de un ahorro de entre el ochenta y noventa por ciento en el consumo de energía eléctrica, en la iluminación del hogar u oficina con este tipo de bombillas.

A continuación, te mostramos un cuadro comparativo del consumo eléctrico de lámparas incandescentes (tradicionales), con medidas en vatios (W), contra las de bajo consumo:

Lámparas de bajo consumo Lámparas de consumo tradicionales
W9 W40
W11 W60
W15 W75
W20 W100
W23 W120

Lo anterior quiere decir que si tienes diez focos de cien vatios y están prendidos durante cinco horas, estarás gastando cinco mil kilovatios. Mientras que, si tienes la misma cantidad de focos ahorradores funcionando el mismo tiempo, sólo gastarás mil kilovatios, habiendo disfrutado de la misma iluminación.

Se deben desconectar los aparatos electrónicos.
Aun cuando no están funcionando, los aparatos electrónicos consumen electricidad. Cuando el indicador (la luz roja, verde, azul o de cualquier color) está encendido, el dispositivo electrónico está tomando electricidad, misma que se verá reflejada en tu recibo al final del bimestre. Por lo general, cuando los aparatos están en stand-by, el consumo no es muy elevado, pero si tomamos en cuenta que tenemos muchos y que permanecen así todo el día y toda la noche durante semanas y meses, nos damos cuenta que es un gasto completamente innecesario y evitable. Para desconectarlos fácilmente, lo que podemos hacer es tener un multicontacto con interruptor, mismo que podemos encender y apagar con comodidad.

¿Cuánta energía gastan los aparatos en modo stand-by?
La siguiente tabla presenta un promedio del consumo en kilovatios/hora (kw/h) de algunos aparatos eléctricos cuando están en modo stand-by y el gasto en pesos que esto representa, considerando la tarifa doméstica básica de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) de marzo de 2010.

Un aparato en modo stand-by activo es aquel que se encuentra programado para realizar alguna tarea, como grabar un video. Por otro lado, los aparatos en modo stand-by pasivo se refieren a aquellos que tienen sólo algún componente funcionando, cómo el reloj. Veamos el siguiente cuadro:

Modo stand-by activo Consumo eléctrico anual en kw/h Gasto anual en pesos
Telvisión de plasma 1452.4 1,0003.60
Consola de videojuegos 233.9 161.6249
Video 92 63.572
Reproductor DVD 78.8 54.4508
Modo stand-by pasivo Consumo eléctrico anual en kw/h Gasto anual en pesos
Ordenador de sobremesa 311 214.901
Ordenador portátil 144.5 99.8495
Impresora láser 113 91.903
Microondas 35 24.185
Base de teléfono inalámbrico 28.9 19.9699
Monitor LCD 22.8 15.7548
Radio 13.1 9.0521
Cepillo de dientes recargable 12.1 8.3611

El cuadro previo es sólo un promedio, tanto del consumo por aparato eléctrico como del gasto total. El total del gasto anual que pagamos por mantener conectados nuestros aparatos eléctricos dependerá de su modelo, el número de aparatos y la tarifa de consumo energético que corresponda a nuestras viviendas o negocios.

Hay que cambiar aparatos electrónicos por modelos más recientes.
Los aparatos electrónicos viejos tienen tecnologías que, en muchos casos, son obsoletas. Mientras que, muchos de los nuevos cuentan con diseños ahorradores de energía que son más eficientes, limpios y económicos. Quizá el gasto parezca fuerte al principio, pero a mediano y largo plazo, vale la pena. Podemos cambiar nuestros aparatos paulatinamente. Donde más notaremos el cambió será en el refrigerador, el horno de microondas y en la televisión (las de pantalla LCD y de LEDS consumen mucho menos que las de CRT).

Debemos sustituir el uso de aparatos eléctricos.
En ocasiones, nos acostumbramos al uso de aparatos eléctricos por su comodidad, rapidez o eficiencia. Sin embargo, podemos sustituir su uso, en la medida de lo posible, con la finalidad de ahorrar el consumo eléctrico. Por ejemplo, tender la ropa en vez de usar secadora genera un ahorro del cien por ciento, utilizar la lavadora en frío genera un ahorro del noventa y dos por ciento, mientras que permitir ventilación en la parte trasera del refrigerador puede ocasionar un ahorro del quince por ciento en consumo eléctrico.

Atendamos a la regulación del clima.
Por último, podemos tratar de adecuar ciertos aspectos de nuestra casa para que la temperatura se mantenga agradable durante el año, sin necesidad de usar tanto los ventiladores, aires acondicionados o calefactores. Por ejemplo, en época de calor, podemos instalar una sencilla malla de metal o tela en las ventanas para que no entren los moscos a la casa, así podremos tenerlas abiertas durante la noche. También podemos poner una bandeja con agua y hielos cerca de donde estamos para mantener la habitación húmeda y fresca. En época de frío, es útil cubrir la rendija que se forma entre las puertas de los cuartos y el piso; esto puede hacerse con una toalla enrollada o incluso con cojines tubulares que están especialmente hechos para eso. Podemos cubrir nuestras paredes de algún material aislante del frío que va desde madera, corcho, tela, hasta algo temporal como papel decorado o contact.

Si seguimos estas sencillas acciones podremos ahorrar en nuestra economía familiar reduciendo el consumo de luz eléctrica. Además, tendremos la satisfacción de contribuir al cuidado de nuestro planeta, ya que la reducción del gasto eléctrico es una medida importante para mantener nuestros recursos naturales, evitar la quema de combustibles fósiles y poner nuestro granito de arena en la lucha contra el calentamiento global.

Datos curiosos
De acuerdo a la Comisión Nacional para el Uso Eficiente de la Energía, en México tenemos un potencial de ahorro de energía superior al veinte por ciento, lo que significa una economía de cien mil millones de pesos al año.