Tu asesor financiero personal

Síguenos

Facebook Twitter Twitter

Conviértete en un guardián de las finanzas

Se parte del poderoso plan de Rocket y los Guardianes de la Galaxia y conviértete en un superhéroe ahorrador.
Lee más

Supervisa tus medidores de consumo

El pago de agua, luz y gas son parte de los gastos fijos que hay que cubrir cada mes para que el hogar marche en orden. El consumo de estos servicios se calcula con medidores especiales para determinar el costo que hay que pagar por ellos. Aprender cómo funcionan te permitirá administrar de mejor manera tu consumo.

Te presentamos algunos consejos para controlar tu consumo de estos servicios

Medidor de electricidad
Cada casa o departamento tiene su propio medidor de electricidad; éste puede ser de cuatro carátulas, cinco carátulas o electrónico. El medidor es útil tanto para la compañía que provee el servicio, como para nosotros, pues podemos comprobar que el consumo coincide con lo que se está facturando.

Para verificar el funcionamiento del medidor, realiza lo siguiente: apaga todas las luces y desconecta todos los aparatos eléctricos que tengas en casa. Una vez que hayas hecho eso, verifica que el disco de los medidores de carátulas no esté girando, o que la pantalla digital de los medidores electrónicos no registre variación. Si el disco sigue en movimiento o el contador digital sigue avanzando, significa que hay algún desperfecto o alguna fuga, y es conveniente reportarlo a la Comisión Federal de Electricidad (CFE), para que te proporcionen ayuda de un técnico especializado.

Toma la lectura del consumo
En el medidor de carátulas pueden existir cuatro o cinco discos con manecillas. Para leerlos, siempre empieza por la carátula de extrema derecha y aplica las siguientes reglas:

  • Si la manecilla está entre dos números, anota siempre el menor.
  • Si la manecilla está entre el número cero y el nueve, anota siempre el nueve.
  • Si la manecilla señala directamente un número, consulta el disco de la derecha. Si en éste la manecilla ha rebasado el cero, toma el número indicado. En caso contrario, anota el número señalado por el disco anterior.

En el caso de los medidores electrónicos, la pantalla digital muestra el número exacto del consumo de kilovatios por hora.

Para conocer tu consumo bimestral, realiza la lectura a la fecha de corte indicada en el recibo. El número actual que registres, compáralo con el número del bimestre anterior, y la diferencia es la cantidad de kilowatts que tendrás que pagar. Compara y verifica que los kilowatts marcados en el recibo coincidan con la lectura que acabas de determinar.

Si deseas más información sobre la medición de tu consumo, consulta la página de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) en www.cfe.gob.mx Allí ofrecen información detallada sobre las tarifas, la lectura de medidores y la interpretación del recibo.

Medidor de agua
Este medidor suele colocarse en el exterior de las viviendas, muy cercano a la puerta principal. Antes que nada, es indispensable confirmar que no existan fugas de agua. Para ello, cierra todas las llaves de agua y observa si el medidor se detiene. Si la aguja continúa avanzando, significa que existe alguna fuga, y será necesario revisar las tuberías de los lavabos, las llaves y grifos, así como la bomba del agua.

El medidor de agua mide el consumo en metros cúbicos; un metro cúbico equivale a diez mil litros. Los modelos residenciales pueden tener uno o más odómetros o discos, con valores del número cero al nueve. La equivalencia de cada unidad está indicada en la carátula y es un número fraccionario con respecto a un litro. Por ejemplo: 0.0001 para mililitros. Simultáneamente, el marcador numérico aumenta conforme gira la manecilla, acumulando el consumo. El marcador digital está dividido en dos secciones: las dos casillas del lado derecho indican el consumo en litros, mientras las casillas del lado izquierdo indican el consumo en metros cúbicos.

Los diseños del medidor varían según el modelo. Para conocer el tuyo, revisa la carátula e identifica la cantidad de odómetros y la fracción que marca cada uno. Sin importar la cantidad de odómetros o el valor de las unidades, siempre podrás identificar tu consumo total en el marcador numérico.

Una forma de calcular el consumo es tomando la lectura los días lunes y domingo de la misma semana. La diferencia entre estos dos números corresponde al consumo semanal. A partir de estas mediciones se pueden extraer valores promedio para el consumo diario o mensual, que después podrás comparar con el registro de tu recibo. Para conocer los costos del consumo de agua, visita el portal de la Comisión Nacional del Agua (Conagua).

Para reducir el gasto por el consumo agua, además de verificar que no haya fugas, puedes contribuir con ahorros diarios, como no dejar abierta la llave mientras lavas y no usar la manguera para limpiar la banqueta o lavar el auto.

Medidor del gas
De acuerdo con la Comisión Nacional para el Uso Eficiente de la Energía (CONUEE), el suministro de gas se puede dar por tres vías: cilindros, tanque estacionario o gasoducto. En cada caso dependerá de la instalación que exista en tu vivienda.

Los cilindros de gas LP no requieren medidor, ya que pagas por adelantado una cantidad de gas fija, determinada por la capacidad del cilindro. Según la CONUEE, existen de veinte, treinta y cuarenta y cinco kilos. La duración del suministro dependerá de tus hábitos de consumo, tomando como referencia el período desde que se instala hasta que se termina.

El tanque estacionario tiene un medidor de disco que señala la capacidad máxima del tanque en litros. En esta modalidad también se paga por adelantado la cantidad de gas, que puede ser variable, siendo el límite la capacidad del tanque. Por ejemplo, si tu tanque tiene capacidad de trescientos litros, en cada recarga tú puedes comprar sólo cincuenta litros. La duración del suministro dependerá de los hábitos de consumo, pero aquí el medidor te indica cómo va disminuyendo la cantidad de gas almacenada. Para verificar que la recarga corresponda a la cantidad que solicitaste, es necesario revisar cuánto marca el medidor antes y después de la recarga. El distribuidor debe entregarte un recibo con la cantidad de gas transferida al tanque, el precio y la fecha.

Por último está el gasoducto. Este servicio llega a tu hogar a través de instalación subterránea y es un suministro permanente de gas natural. El servicio se paga después de haberlo utilizado, de acuerdo la a cantidad de gas que hayas consumido en determinado período. Cada casa o departamento deben tener un medidor independiente, donde se muestra la cantidad de gas en litros o en metros cúbicos que se consume en determinado período. Para realizar la lectura, elige un período de tiempo específico, por ejemplo, una semana. Revisa el medidor el lunes y anota la cantidad señalada. Realiza este ejercicio el domingo de esa misma semana. La diferencia entre la primera y la segunda lectura equivale a tu consumo de gas semanal.

Ahora bien, el consumo mensual no debería presentar grandes variaciones, de acuerdo a tus actividades cotidianas. Por lo tanto, si notas una variación exagerada, revisa que no exista alguna fuga en la tubería. Es importante que si percibes olor a gas, hagas revisar de inmediato la instalación. Por último, la instalación de gas debe funcionar adecuadamente y sin fugas. Esto representa seguridad para tu familia.

Referencias:
www.cfe.gob.mx
www.conagua.gob.mx
www.cre.gob.mx/