Tu asesor financiero personal

Síguenos

Facebook Twitter Twitter

Servicios bancarios en línea

Administrar tus finanzas es más fácil que nunca gracias a los servicios de la banca en línea.
Lee más

Vigila la temperatura de casa

Frente a los cambios climáticos que ocurren con la transición de las estaciones, es importante mantenernos a una temperatura confortable para desempeñar adecuadamente nuestras actividades diarias, por lo cual, conservar nuestra casa templada o fresca es vital.

Debido al aumento constante del costo de la electricidad y a la necesidad que tenemos de utilizar diversos aparatos eléctricos para poder sobrellevar el frío o el calor, nuestro presupuesto se ve afectado, ya que el consumo de energía que utilizamos normalmente se incrementa de manera considerable.

Por esa razón, te recomendamos tomar en cuenta los siguientes consejos que te ayudarán a ahorrar energía. Esto repercutirá en el bien de tu economía y del medio ambiente.

En invierno Lo que más nos interesa en la época invernal es conservar el calor en casa. Por ello, lo que sugerimos, es aislar las puertas y ventanas, puesto que son los principales espacios por donde la energía se escapa.

Para lograr lo anterior, se pueden colocar ventanas aislantes o de doble acristalamiento, las cuales contienen una capa de aire en su interior que impide el paso directo de la temperatura externa; además, existen marcos y canceles de madera o PVC con interiores aislados que no permiten que el calor del interior escape por las ventanas. Las cortinas y las persianas también protegen la evasión del aire caliente, si es que éstas últimas se encuentran selladas con fibra de vidrio, lana minera o corcho.

Aunque estos métodos son más costosos, a la larga te ahorrarán dinero en electricidad. De esta forma, evitarás ocupar calefactores, radiadores eléctricos o cualquier otro instrumento que te ocasionan un gasto mayor.

Aprovecha los rayos solares que puedan entrar a tu casa para calentarla. No permitas que una vez que se ha templado el ambiente de forma agradable, se pierda; recuerda que los cambios bruscos de temperatura no son buenos para la salud ni para tu presupuesto. Si deseas ventilar la casa, con cinco minutos es suficiente, durante este breve tiempo, no se pierde la temperatura alcanzada.

Al instalar un sistema de calefacción descarta los que son eléctricos, porque, además de costosos, utilizan mucha energía. Te recomendamos los que cuentan con sistemas solares, biogás, biomasa, gas natural o envasado. Otra opción también sería instalar un termostato a tu calefacción que te ayude a regular la temperatura para que no excedan de los veinte grados centígrados (es la temperatura ambiente ideal para el ser humano), y, en muchas ocasiones, el calefactor incrementa la temperatura innecesariamente.

En verano
Así como nos protegemos del intenso frío de invierno, en verano nos enfrentamos a las altas temperaturas que se presentan en esa época del año. Una de las costumbres que tenemos es colocarnos frente al aire acondicionado para refrescarnos; lo cual, aparte de representar un método costoso, puede provocar enfermedades respiratorias y, por tanto, un egreso financiero importante.

Existen formas para mantenerte fresco sin que tu presupuesto se vea afectado:

  • Para obtener un ambiente agradable en el hogar durante la temporada de calor, se pueden adquirir vidrios que economicen energía y marcos para ventanas de vinil o de madera, que es lo más rentable y adecuado para mantener la temperatura fresca.
  • Otra idea es colocar persianas de madera horizontales que no permiten calentar el interior de una habitación, ya que éstas se pueden dirigir hacia el techo para que, de esta forma, desvíe los rayos del sol.
  • Los ventiladores son muy eficientes al momento de enfriar la casa, son económicos y no utilizan demasiada energía en comparación con el consumo del aire acondicionado; sin embargo, es muy importante considerar no abrir puertas ni ventanas para evitar que se escape el frío y, de esta manera, se conserve la temperatura.
  • Procura no encender la luz eléctrica en esta temporada porque produce más calor; cambia las bombillas por otras de menor intensidad. Las de luz neón consumen menos energía y no calientan demasiado como lo hacen las convencionales.
  • La decoración de tu casa también influye. En verano es mejor guardar las alfombras, al igual que telas muy pesadas. Todo esto cámbialo por cortinas vaporosas o ligeras, también aplica colores claros, tanto en los muebles como en las paredes y techos. Es recomendable utilizar tonos pastel, ya que estos son más frescos a diferencia de los oscuros que conservan el calor.
  • Otra opción es instalar en la azotea de tu casa un aislamiento térmico de fibra de vidrio pintado de color blanco para que refleje los rayos del sol. También te ayudará sembrar árboles en los jardines o patios que impidan el paso directo de luz al interior de las habitaciones.
  • Es aconsejable, para ahorrar energía, adquirir un ventilador reversible que se coloque en el techo y de esta forma circule el aire. Si prefieres un sistema de aire acondicionado, busca uno que sea de enfriamiento evaporativo, mantenlo en buen estado y limpio. De esta manera, gastará menos electricidad y evitará los gases destructores de la capa de ozono.
  • Por último, utiliza ropa ligera y de colores claros que te ayudará a sentirte más cómodo y fresco en el calor del verano.

Siguiendo estos sencillos consejos, podrás ahorrar significativamente en tu consumo de energía, que es un rubro importante en tu presupuesto.