Tu asesor financiero personal

Síguenos

Facebook Twitter Twitter

¿Estás preparado para un entrenamiento financiero?

El juego incorpora toda la emoción, la energía y la estrategia del fútbol para enseñar a niños y adultos la importancia de tomar decisiones financieras inteligentes.
Compruébalo

El origen del dinero

¿A cuántas piezas de pan equivale una gallina? ¿Se trata de una gallina grande o pequeña?, ¿según a qué o quién se define el tamaño? y si a pesar de ser más pequeña que otras, pero fue criada con el mejor alimento existente, ¿vale más? Con tantos aspectos por revisar, es difícil tener una respuesta exacta sobre su precio ¿no crees? Pues éste fue uno de los principales problemas a los que se enfrentó el hombre antes de que existiera el dinero tal y como lo conocemos, ya que se adquirían bienes mediante el sistema de trueque, es decir, de intercambio de mercancías.

La incompatibilidad de las necesidades fue otra de las dificultades a la que se enfrentaron las personas. Imagina que un día vas a una especie de súper, en el cual no hay cajas registradoras, pues no existen las monedas, billetes y tarjetas de crédito, por ello para adquirir una nueva mercancía necesitas hacer un intercambio, entonces, llevas un pollo y con éste piensas hacer un trueque con alguien que cuente con mariscos, pero, ¡problema!, el otro individuo no requiere tu producto, él quiere un poco de carne de res.

Este escenario es complicado porque no existe una coincidencia exacta tanto de necesidades como de proporciones, de modo que el intercambio de bienes era complicado de realizar y muchas ocasiones injusto, por ello, se creó el dinero y con éste las dos figuras que actualmente conocemos: compra y venta.

Por su puesto, en sus inicios no era como las monedas o los billetes que seguro ocupas hoy en día. Por ejemplo, en África se utilizaba como dinero la sal o los cabellos de elefante, en Mesoamérica se usaba el cacao, en Norteamérica las conchas y en Asia los dientes de ballena y las piedras preciosas.

Después se originarían las monedas, las cuales tendrían un valor según los materiales con los que se creaban y su peso. Este último fue el que en varios casos determinó el nombre de dichas herramientas de intercambio, como fueron las libras y los pesos.

Son diversas las historias sobre el origen del nombre de otras monedas, por ejemplo, rupia significa plata, al marco se le denominó así por la relación que tenía con el hecho de “marcar las cuentas” y euro por la zona geográfica donde se utiliza (la Unión Europea).

No obstante, las monedas trajeron algunas dificultades, como la escasez de los metales y las complicaciones de su traslado, así que se creó el dinero en papel, denominados billetes, y eran conocidos como certificados de intercambio. La mecánica de uso era la siguiente: la gente depositaba su oro o plata en el banco y se les expedía un pequeño documento donde decía que eran dueños de ciertas cantidades. Para hacer compras entregaban dichos certificados por la mercancía y el comerciante era el encargado de ir al banco a cambiarlos.

Como puedes ver, el concepto del dinero ha ido evolucionando, hoy podemos hacer uso de monedas, billetes y tarjetas de crédito o débito, siempre y cuando lo hagamos de la mejor manera para evitar una crisis en nuestras finanzas.

Referencia: Rueda Arturo, Para entender la Bolsa, Ed. Thomson, 2005.