Tu asesor financiero personal

Síguenos

Facebook Twitter Twitter

Administración Financiera

Aprenda más sobre presupuesto, ahorro, y cómo llevar una vida financiera balanceada con los recursos con que cuenta.
Lee más

La devaluación de una moneda

Todos sabemos que la devaluación de una moneda es indeseable, pero no siempre entendemos cómo funciona, cómo se genera y cuáles son las repercusiones sociales directas que tiene. En este artículo explicamos brevemente algunas de las causas que provocan la devaluación de una moneda, así como las consecuencias que de ésta se derivan.

Orígenes
Como bien sabemos, las monedas y billetes no tienen un valor por sí mismos, sino que son una representación de la riqueza que tiene un país. De acuerdo con la Doctora en Economía, Alicia Girón: "La moneda es una medida de valor que posibilita con mayor facilidad el intercambio". Así pues, la moneda sustituye un valor real, pero no vale por sí misma. Es el banco central de un país la institución que respalda y da valor a la moneda por medio de las reservas de riqueza que administra.

Son muchos los factores que intervienen en la devaluación de una moneda, entre los más relevantes podemos destacar:

  1. Aumento en la cantidad de dinero que circula sin incremento en la riqueza del país. Cuando esto sucede, el dinero circulante no puede ser respaldado por las reservas y, por lo tanto, disminuye su valor.
  2. Por una baja en la demanda de la moneda local.
  3. O bien, por un aumento en la demanda de la moneda extranjera.

Por lo general, las devaluaciones ocurren cuando en los mercados internacionales existe:

  • Déficit en la balanza comercial. Esto sucede principalmente cuando se importa más de lo que se exporta.
  • Desconfianza en la economía local o en la estabilidad misma del país. Ésta puede ser causada por problemas internos de carácter político o social, guerras, actos de terrorismo, entre otros.
  • Salida de capital extranjero. Ésta es una consecuencia directa de la desconfianza: los inversionistas extranjeros prefieren llevar su dinero a países con economías estables y ven más conveniente prestar su dinero a gobiernos con tasas de interés más elevadas.

En algunos casos, es el propio banco central quien decide devaluar la moneda. Es una medida extrema y poco frecuente que busca disminuir las importaciones y darle empuje a la producción local: dado que los productos importados se encarecen, la población tiende a preferir los nacionales.

Lo que provoca una devaluación
Una de las consecuencias inmediatas de una devaluación consiste en el encarecimiento de las importaciones, puesto que la divisa nacional tiene un menor valor frente a la divisa extranjera, se requiere de más dinero para importar tanto bienes como servicios.

Ya que el dinero que percibimos sigue siendo el mismo, pero éste ha perdido valor a nivel internacional, en nuestra economía personal, la devaluación se ve reflejada en un aumento en los precios de ropa y calzado importados, productos alimenticios de origen extranjero, viajes, servicios de telefonía, entre otros.

¿Existe un lado positivo en una devaluación?
Por extraño que parezca, no todo es negativo en una devaluación. Dado que la moneda nacional tiene menor valor se pueden propiciar las exportaciones: los países extranjeros tienden a preferir el comercio con países cuya moneda está devaluada. Si se aprovecha el aumento en las exportaciones, puede resultar beneficioso para el país. Asimismo, puede aumentar el turismo internacional ya que a los extranjeros les resulta atractivo vacacionar en países donde su dinero vale más.

¿Cómo hacer frente a una devaluación?

  • Cuida tus bienes. Al momento de una devaluación es muy importante cuidar de los bienes con que contamos y preferir tener nuestro dinero en propiedades materiales que en moneda circulante.

  • Modera tus gastos. Planea con anticipación las cosas que quieres comprar y estudia con cuidado si tus percepciones económicas actuales te lo permiten.

  • Trata de consumir productos nacionales. Cuando tengas la opción de hacerlo, prefiere comprar productos locales, puesto que el precio de éstos guardará una mayor proporción con el dinero que percibes que los productos extranjeros.

  • Ahorra. Es conveniente reservar una parte de nuestro dinero para posibles emergencias o imprevistos. Si existiera una devaluación, el ahorro anticipado te permitirá vivir esos momentos de crisis con mayor desahogo.

    Referencias:
    Girón, Alicia. Conceptos básicos de economía. UNAM, Instituto de Investigaciones Económicas. México, 1994.
    Inversionista, No. 248, mayo 2008, México.
    Aguer, Mario y Manuel Ahijado (editores). Diccionario de economía general y empresa. Madrid: Pirámide, 2003.
    www.economia.com.mx