Tu asesor financiero personal

Síguenos

Facebook Twitter Twitter

Servicios bancarios en línea

Administrar tus finanzas es más fácil que nunca gracias a los servicios de la banca en línea.
Lee más

Qué es una recesión y cómo nos afecta

Al escuchar la palabra recesión la relacionamos con cuestiones de macroeconomía. Es posible que la asociemos con factores económicos que influirán negativamente en nuestras finanzas. Por ello, es necesario conocerlos para prevenir un posible daño a nuestras finanzas personales.

La llamada estabilidad económica, es el resultado de la combinación virtuosa de factores internos y externos de nuestra economía.

A continuación te damos a conocer los factores de una economía estable, para después analizar otros factores que pueden provocar una recesión:

  • Factores internos
    Crecimiento sostenido del empleo
    Autosuficiencia alimentaria
    Presupuesto económico balanceado
    Mercado interno satisfecho
  • Factores externos
    Demanda de bienes y/o servicios por su calidad
    Disponibilidad oportuna y/o precio
    Intercambio comercial dinámico y balanceado
    Demanda de servicios e instalaciones para turismo de calidad
    Atención especializada a cliente
  • Como factores negativos tenemos:
    Desabasto de alimentos
    Carestía de materias primas
    Dificultades o imposibilidad de acceso a tecnologías y equipos
    Precios de los productos locales poco competitivos
    Falta de capacitación continua del personal operativo
    Supervisión inadecuada
    Aranceles elevados
    Políticas proteccionistas

El balance adecuado de factores buenos y malos es lo que permite acotar al mayor enemigo del desarrollo y la estabilidad: la inflación

Recesión, causas e historia
Cuando nos enfrentamos a circunstancias adversas como pérdida de empleos o reducción en la oferta de los mismos, se reducen los índices de la población económicamente activa y los ingresos que generan; nos encaminamos primero, a una desaceleración en la producción de bienes y servicios, que fatalmente puede desembocar en una recesión.

En una recesión se afectan todos los factores productivos por igual: las empresas, los trabajadores, los consumidores y clientes de los bienes y servicios, sufrirán en mayor o menor grado las consecuencias de las restricciones o pérdidas.

Las medidas que los países pueden implementar para enfrentar una recesión son igualmente dolorosas:

  • Despidos o reducción de la fuerza laboral.
  • Disminución de los programas productivos con la consecuente pérdida de competitividad y precios atractivos.
  • La demanda sube y la oferta es insuficiente.
  • Se pierde el balance y aumenta el costo.

Historial
Una recesión fuerte y duradera, provoca depresión. Durante la depresión de 1929 en los Estados Unidos de América (EUA), las pérdidas tan severas, fueron enfrentadas con cambios dramáticos en el manejo económico; hubo terribles daños y cuantiosas pérdidas en la economía mundial y se requirieron grandes sacrificios para superarla.

Se abandonó el patrón oro para garantizar la convertibilidad de las monedas. A partir del convenio llamado de Bretton Woods, se reguló a las monedas hasta que se adoptó al dólar como base para la garantía cambiaria.

En años recientes, los movimientos de capital en situaciones de riesgo, han sobrepasado las expectativas de recuperación y, consecuentemente, ha habido grandes pérdidas de liquidez en bancos y corporaciones hipotecarias.

Principales efectos de la recesión en nuestras finanzas personales

  • El aumento en la demanda de bienes y la inapropiada satisfacción en tiempo y calidad, aumenta el costo de adquisición y afecta nuestro consumo.
  • Los precios de los artículos aumentan y los costos totales de nuestros consumos se incrementan.
  • La posibilidad de aprovechar nuestra disposición de excedentes de capital, se reduce.
  • La posibilidad de acceso a tecnologías de punta o equipos especializados, se dificulta o se hacen inaccesibles.
  • Nuestras oportunidades de crecimiento personal se dificultan.

¿Cómo podemos prevenirnos en caso de una recesión?

  • Es necesario, no solamente conservar el empleo, sino aumentar nuestra productividad al mismo tiempo (mejor disposición de los recursos) y conservar o incrementar la calidad de los productos elaborados y/o servicios proporcionados.
  • El ahorro y la inversión inteligente de nuestros recursos nos ayudarán a sortear los efectos de una recesión en nuestro patrimonio.
  • Un gasto ordenado y racional, así como un presupuesto personal balanceado se aplica exitosamente a los individuos y a las sociedades.

La prevalencia de los factores positivos, establecen el avance de las economías nacionales hacia mejores estadios de desarrollo. El ingreso per cápita es más adecuado y la mejoría económica es perceptible a todo nivel: personal, familiar y nacional.