Tu asesor financiero personal

Síguenos

Facebook Twitter Twitter

Administración Financiera

Aprenda más sobre presupuesto, ahorro, y cómo llevar una vida financiera balanceada con los recursos con que cuenta.
Lee más

Seguros de gastos médicos mayores

Asegurarse para conservar la salud y la integridad para continuar con nuestra vida y proyectos laborales es pensar en la seguridad de nuestra familia, nuestro trabajo y, sobre todo, de nuestra calidad de vida.

En la vida existen muchos riesgos que debemos prevenir. Si tenemos un automóvil podríamos sufrir un accidente que nos obligue con terceros, además de perder parte o una gran cantidad de nuestro patrimonio; si nuestra casa sufre algún daño por incendio o terremoto es posible perderla para siempre. Existen otros muchos ejemplos que podríamos citar acerca de las contingencias o siniestros que pueden ocasionar daños graves a nuestras finanzas personales.

Existe un riesgo que puede tener consecuencias catastróficas en nuestra vida: la pérdida de la salud. Sabemos que con salud podemos luchar y lograr lo que queremos, pero sin ella es muy difícil continuar con nuestros proyectos. Sufrir una enfermedad grave puede terminar con nuestro patrimonio y el de nuestra familia.

Los servicios médicos de buena calidad implican un elevado costo, que sumado a la inactividad laboral que produce una enfermedad grave, pueden ser una combinación devastadora para nuestro patrimonio.

Por esta razón, debemos prevenir los gastos que origina enfermarnos o sufrir un accidente; una de las mejores opciones para hacerlo es adquiriendo un seguro de gastos médico mayores.

Sin embargo, puede resultar complejo entender cómo funciona este tipo de seguro, por lo que será necesario buscar a un asesor o agente de seguros profesional, quién podrá explicarnos todo lo que necesitemos conocer sobre el buen uso del seguro.

A continuación te presentamos los aspectos más importantes de este tipo de seguro:
Objetivo
Busca proteger contra enfermedades y accidentes, aunque en realidad lo que este seguro ofrece es disminuir los costos que éstos pueden ocasionar. La disminución del riesgo de un posible accidente o enfermedad es algo que sólo nuestro cuidado y atención puede prevenir. A pesar de las estrategias preventivas, siempre existirá la posibilidad de que suceda un imprevisto. Por ello, debemos estar preparados.

Suma asegurada
Este es uno de los aspectos más importantes a considerar, pues la suma asegurada representa la cobertura que obtendremos en un caso grave y es el límite máximo de gastos que puede indemnizar la aseguradora por una enfermedad o accidente.

Se sabe que muchas personas aseguradas, por falta de suma asegurada, han tenido que abandonar hospitales privados donde recibían la atención adecuada y cambiarse a uno público, donde también sabemos que no se disfruta de la misma atención. Es por eso que nuestra recomendación es contratar este seguro con suma asegurada ilimitada, aunque es un poco más costoso bien vale la pena realizar esta inversión.

Enfermedades cubiertas
La institución aseguradora tiene políticas específicas para cada padecimiento, aunque en algunos casos sólo se especifican las enfermedades más recurrentes. Por esta razón, debemos estar muy atentos a las condiciones de cada enfermedad para que ésta sea cubierta por el seguro. Como ejemplo podemos citar los períodos de espera en el caso de enfermedades como el VIH-SIDA, que suele ser de cinco años; es decir, que esta enfermedad está cubierta hasta el quinto año consecutivo de renovación ininterrumpida de la póliza. Otras pueden ser limitantes en suma asegurada, en número de veces, además de otras restricciones que es necesario revisar.

Accidente
En general, todas las pólizas cubren accidentes de cualquier tipo, excepto aquellos que han sido autoprovocados, que, en ese caso, ya no se consideran accidentes. En esta cobertura lo acostumbrado es que no se pague deducible y coaseguro.

Costos cubiertos
Normalmente, se cubren los gastos ocasionados por la enfermedad o el accidente tales como ambulancia, hospitalización, médicos especialistas, tratamientos, y se excluyen los productos que el asegurado solicite adicionalmente, como podrían ser los gastos por cirugía estética, productos de belleza, ropa, camas adicionales y otros similares.

Preexistencia
En las condiciones generales de la póliza, donde se especifica que cualquier enfermedad que se padezca antes de la contratación del seguro quedará excluida. Esta limitante está ligada a los períodos de preexistencia, con lo que las compañías de seguros, certifican que no existen enfermedades originadas antes de iniciar la cobertura, adicional a cuestionarios o exámenes médicos que pueden requerir para emitir la póliza.

Coaseguro
Es la participación en los gastos que se acuerda con el asegurado. Es decir, el titular de la póliza siempre participará de este porcentaje de los gastos, en una o varias enfermedades. El coaseguro se aplica individualmente para cada padecimiento. Lo normal es que sea un veinte por ciento.

Deducible
Se trata de un porcentaje sobre la suma asegurada, lo que evita que existan reclamaciones de muy bajo costo, dado que esto encarecería las primas de la póliza. Por ejemplo, podemos decir que en un deducible del cinco por ciento sobre una suma asegurada de un millón de pesos, no se podrán realizar reclamaciones inferiores a cincuenta mil pesos.

Te recomendamos analizar muy bien este aspecto del seguro, para evitar gastos innecesarios en una enfermedad de menor gravedad, que puede ser tratada en otro tipo de hospital.

Finalmente, queremos enfatizar que el seguro de gastos médicos mayores, es una protección imprescindible en nuestros días, pero requiere de nuestro interés para comprender perfectamente cómo opera, ya que de lo contrario suele ser un dolor de cabeza en un momento de crisis.