Tu asesor financiero personal

Síguenos

Facebook Twitter Twitter

Administración Financiera

Aprenda más sobre presupuesto, ahorro, y cómo llevar una vida financiera balanceada con los recursos con que cuenta.
Lee más

La importancia de un testamento

Cada día es una buena oportunidad para pensar en realizar un testamento.

Desde nuestro primer empleo hasta los años en los que ya tenemos la experiencia suficiente para gozar de una mejor posición económica, estamos motivados por la idea de forjar un patrimonio que nos permita alcanzar la independencia financiera.

Al principio, deseamos ser independientes de nuestros padres, más tarde, necesitamos un lugar dónde vivir para comenzar una familia. Cuando ya la tenemos, viene la tarea de hacer frente a muchos gastos con el fin de brindar una buena calidad de vida a nuestros seres queridos.

Es cierto que el hecho de forjar un patrimonio representa un esfuerzo muy grande. Cuando lo hemos logrado construir es el tiempo para hacer la siguiente reflexión: ¿Cómo lo protegemos? La respuesta es a través de un testamento.

Los pensamientos más comunes
En torno al término testamento existen muchas opiniones. Cuando escuchamos o leemos esa palabra nos vienen a la mente algunas de estas erróneas ideas:

  • Pensamos que un testamento es solamente para aquellos enfermos terminales que no tienen esperanza de vida y que, por lo tanto, deben tomar decisiones acerca de sus bienes materiales.

  • Creemos que el testamento es sólo para aquellas personas que poseen una gran fortuna.

  • Sentimos temor, porque creemos que anticiparnos a hacer un testamento acelerará nuestra muerte o nos predispondrá a ello.

  • Creemos que aún no es tiempo para pensar en la partida de este mundo.

  • Suponemos que no es necesario hacer un testamento pues creemos que nuestros seres queridos jamás tendrían conflictos por la repartición de los bienes materiales que poseemos.
  • Simplemente estamos muy ocupados con nuestra vida diaria como para ponernos a pensar en el futuro.

La importancia del testamento
Lejos de las creencias anteriores, lo cierto es que elaborar un testamento es tan necesario como cualquiera de las precauciones que tomamos día a día en nuestra vida. Estas son algunas razones:

  • Al dejar establecido desde temprana edad quienes serán los futuros propietarios de nuestros bienes evitamos que terceras personas se adjudiquen el patrimonio que hemos forjado.
  • Evitamos conflictos entre hijos, hermanos o algún otro pariente. Sería lamentable que ellos se vieran en medio de querellas por nuestra falta de previsión.
  • Con un testamento nuestros beneficiarios pueden llevar los trámites legales para poner a su nombre los bienes con mayor facilidad.
  • Si tenemos hijos menores de edad, en el testamento podemos designar al tutor que se hará cargo de ellos hasta que cumplan su mayoría de edad.
  • Nos brindará la tranquilidad de que estaremos protegiendo a nuestros seres queridos aún cuando ya no estemos en esta vida.

¿Cómo se hace un testamento?
El testamento es un documento que debe hacerse ante un notario público. Los requisitos son:

  • En la notaría, se nos otorgará un documento que hay que llenar antes de proceder a la realización del testamento con el notario.

  • Llevar una identificación oficial.

  • Haber tomado la decisión acerca de quiénes serán los herederos.

  • Llevar listo el importe que la notaría solicite para realizar el testamento.

Te recomendamos marcar telefónicamente a la notaría para consultar los requisitos necesarios para realizar el testamento.

En el testamento podemos nombrar a un heredero universal, es decir, determinar a quién dejaremos la propiedad de todos nuestros bienes o podemos especificar qué bien será para cada beneficiario. También podemos establecer si deberá ser leído en alguna fecha en específico y si habrá algunas condiciones para que los herederos puedan disponer de los bienes. Por ejemplo, que hayan cumplido determinada edad o algún otro supuesto.

Los costos de un testamento varían y hay notarías que incluso ofrecen promociones en determinadas épocas del año. Hay que recordar que el costo de elaborar este importante documento son mucho menores que los costos de no hacerlo.