Tu asesor financiero personal

Síguenos

Facebook Twitter Twitter

Servicios bancarios en línea

Administrar tus finanzas es más fácil que nunca gracias a los servicios de la banca en línea.
Lee más

Registra tu casa y duerme tranquilo

Tu casa es una de las posesiones más valiosas que puedes adquirir a lo largo de la vida. Por lo mismo, después de comprarla, lo ideal es protegerla por medio de la inscripción en el Registro Público de la Propiedad.

La función principal del Registro Público de la Propiedad es otorgar seguridad jurídica a los ciudadanos. Esto significa que realiza el registro oficial de distintas acciones, como son la formación de sociedades mercantiles, notificación de terrenos, constitución de condominios o la que nos interesa en este artículo, que es el registro de bienes inmuebles. Así, la institución provee información confiable y transparente a las personas.

En el caso de los bienes inmuebles, inscribir tu propiedad al registro te sirve como medida preventiva. Ya sea que recién estés comprando una propiedad o que ya tengas muchos años habitándola, al inscribirla en el registro se hace una revisión del estatus. En el proceso de pueden detectar aspectos como:

  • Que el vendedor sea persona física o moral, y sea el verdadero propietario.
  • Que la propiedad no tenga adeudos de predial o por el suministro de agua.
  • Que la propiedad no esté comprometida en alguna fianza de garantía.
  • Que la propiedad no esté sujeta a algún proceso judicial.

Así, cuando adquieres o vendes un inmueble, puedes tener la tranquilidad de que todo está en orden y que no surgirán problemas legales más adelante, por asuntos que desconocías.

Para inscribirte en el Registro Público de la Propiedad, deberás seguir este procedimiento.
Paso 1. Es necesario que cuentes con las escrituras de tu casa o departamento; si aún no las tienes, deberás visitar al notario para realizar el trámite de escrituración.

Paso 2. Una vez que tengas las escrituras, visita las oficinas del Registro Público de la Propiedad de tu localidad. Ellos te indicarán qué documentos debes presentar y en qué tiempo quedará concluido el proceso. Este trámite tiene un costo, que se calcula según el valor del inmueble.

Paso 3. Al cumplirse el plazo de respuesta, el Registro Público de la Propiedad te informará el resultado. Si tu propiedad quedó registrada, te entregarán un certificado donde consta la descripción de tu propiedad y un número de registro. Si el registrador detecta alguna irregularidad, tu inmueble no quedará registrado y tú deberás resolver las anomalías antes de solicitar el registro nuevamente.

Recuerda que tu casa es una parte muy importante de tu patrimonio y que al inscribirla estarás cuidando de ella, al hacer legal tu posición como propietario.

Sitio recomendado: www.consejeria.df.gob.mx